Notas

Sobre circo

notas

Agustina Colioni.

Me llamo Agustina, tengo 17 años, vivo en la provincia de Buenos Aires y soy maquilladora social profesional desde los 15 y maquilladora FX y Body Painter desde los 16. maquilladora Body Painter Agustina Colini Maquillaje

Contacto.


Una vida en un circo.

La historia de una familia que vive entre carros, lonas y payasos.
Es cierto que hay otro que alegra, gusta y despierta el aplauso. Ese son dos horas de piruetas, saltos, equilibrio, malabares con fuego, payasos y contorsiones. Pero el que no se ve, el ignorado y cotidiano, nunca deja de fascinar. Y acaso sea más entrañable: se trata del espectáculo sin público, el que nadie aplaude y que oculta tras bambalinas la vida itinerante de unas veinte personas que tienen al circo como su único hogar. Ellos le dan vida al Gran Conan, una carpa gigante de lonas amarillas y azules que desde hace una semana instauró un universo de peligros, inocencia y pibes azorados en un descampado de la Ruta 11 y 604, ya del lado de Berisso.

El Conan es todo un ejemplo de circo familiar. Su fundador fue ni más ni menos que el lejano tatarabuelo de quienes ahora, varios años después, siguen saliendo a escena y representando sus números como si el tiempo en esa carpa de hechizo nunca hubiese transcurrido. Todos tienen algún parentesco con el otro. El malabarista es hijo de la trapecista, una de las contorsionistas esá casada con el lanzador de cuchillos, la otra es la pareja del mago y el payaso es el tío de todos los hijos que tuvo la acróbata del aire. Todos son artistas...
Leer nota.


Los hijos del circo: historias de vida debajo de la carpa.

El público los conoce en escena donde todo parece alegría y divertimento, pero detrás de cada troupe hay muchas horas de entrenamiento y preparación.
La previa no es el mejor momento para hacer payasadas. "No insista, señor. Sin el maquillaje no tiene gracia. Debe aguantar unos minutos, que ya casi comienza la función. No sea chiquilín", exige Bryan Palacios, al tiempo que esparce un poco de base rosada en sus generosos pómulos. Con tiernos 26 años de vida, y curtidos 20 ejerciendo como payaso, Bryan es una de las estrellas rutilantes del Circo Rodas. En la temporada alta por las vacaciones de invierno, la histórica compañía, que festeja sus 35 años, ancló su colosal carpa aurinegra en el estacionamiento del Parque Comercial Avellaneda, a pasitos de la autopista que une Buenos Aires con La Plata.
Leer nota.


La gente del circo.

Hay que estar un poco loco, o profundamente enamorado de la carpa y la arena, para llevar la vida de un artista de circo. Fortuna no hay, sobre todo en estos tiempos de crisis, pero la fascinación perdura, y va rodando todavía de pueblo en pueblo, como puede.
Leer nota.


¡El circo, El circo!.

Hablar del circo es hablar de un espacio maravilloso en donde la magia y la fantasía se mezclan con la realidad, en donde el aliento queda suspendido por un instante mientras el artista vuela por los aires y parece por un momento que las reglas de la naturaleza no existen… los hombres vuelan, los animales salvajes se comportan dóciles y obedientes, a los malabaristas les salen brazos, cientos de brazos y manos, cada una más hábil que la anterior, el tiempo se detiene mientras explota la carcajada provocada por el entrañable hombrecito con la cara pintada. La magia se iniciaba desde que el circo llegaba a la ciudad o al pueblo y por sus calles desfilaban los artistas que habrían de deleitarnos acompañados de increíbles elefantes y otras bestias igual de magníficas que temibles, el desfile iba recorriendo la ciudad escoltado por los gritos ¡El circo, el circo!
Leer nota.


Los secretos que esconde la vida en el circo.

Cuando algún trabajador circense fallece, se vela en el circo. Cuando una pareja de artistas se enamora, se casa en el circo. Así pasa con los cumpleaños y acontecimientos trascendentales.
El circo no solamente es propiedad o trabajo, es hogar.
Leer nota.


Vida de Circo: Aventuras y desventuras de artistas que van de pueblo en pueblo.

A lo alto brillan lucecitas plateadas sobre un fondo negro. Parecen estrellas, pero no lo son. Afuera todavía es de día, y además el cielo amenaza con largarse a llover. Pero en la carpa se pretende una noche despejada. Los chicos aprovechan la oscuridad para jugar con las varas fluorescentes que sus padres les compraron al entrar, y corretean entre las sillas de plático blanco distribuidas alrededor del escenario que quedarán sin ocupar. En minutos la voz de un presentador dará comienzo a la función del circo que hace unas semanas visitó la Ciudad.
Leer nota.


Vida de circo, una vida nómada.

El cambio constante de población o la escolarización de los niños son algunas de las cosas que hacen mágica la vida de circo
Una de las cosas que más sorprenden de la vida de circo es la vida nómada de sus componentes. El hecho de tener que cambiar de población cada cierto tiempo es, cuanto menos, difícil de entender en la actualidad. Desde Circ Històric Raluy queremos explicaros cómo es la vida de circo, una vida nómada.
Leer nota.


Vivir en un circo: El detrás de escena que la gente no imagina.

La magia del circo atraviesa a los espectadores en cada número, pero más allá de lo que se puede observar en el escenario persiste un estilo de vida peculiar, signado por el constante cambio.
Leer nota.


La vida errante de los circences.

¿Cuál es el salario de un circense que rueda por el mundo? Rolando Neira, un alambrista venezolano, dice que sus ingresos son “secreto de Estado”, pero admite que algunos de estos artistas llegan a ganar desde US$1,000 y hasta US$10,000. Esos salarios, sin embargo, son la excepción y no la regla, aclaran otros circenses..
Leer nota.


Actividades Errantes: La Vida De Circo.

El circo es un espectáculo itinerante y artístico, que mezcla la danza, la gimnasia, actos de acróbatas, equilibristas, entre otros. Pero esto va más allá de una carpa colorida y luces, ya que existe todo un equipo detrás de la entrada principal. Un estilo de vida viajero que muchas veces deja la familia atrás. La historia del circo en Chile se remonta aproximadamente a 1885, cuando, desde el extranjero llegó a Valparaíso la familia de los hermanos Pacheco, e inauguró el primer circo chileno. Aunque cabe señalar, que sus antecedentes llegan a comienzos del siglo XIX, donde se presentaban funciones de equitación y números ecuestres con caballos amaestrados. Espectáculos de gimnasia también eran desarrollados.
Leer nota.


Una vida de familia dentro del circo Ramos.

En los circos familiares las estrellas tienen que hacer de todo para mantener el espectáculo.
Leer nota.


www.circoescultura.com